Hamlet 2001

0
11

William Shakespeare, quizás uno de los autores más adaptados de todas las épocas. Miles de lectores, actores y espectadores han llorado, temido y sufrido en manos de la rutilante pluma de sus incansables escritos.

Antigüedad Modernizada

William Shakespeare, quizás uno de los autores más adaptados de todas las épocas. Miles de lectores, actores y espectadores han llorado, temido y sufrido en manos de la rutilante pluma de sus incansables escritos. Realizando conjeturas imprudentes, podría decirse que las arenas del tiempo no hacen más que sacar brillo a sus magnificas obras y trasladando su esencia al 7° arte puede esperarse el deleite de la audiencia. Infinidad de versiones son las presentadas en salas de todo el mundo y a lo largo de las décadas, el cine ha hecho estragos pero en muchos casos los logros son sobresalientes. ¿En que situación nos encontramos ahora? Trataremos de explicarlo.
En primer término, cabe destacar que el film participo del III Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, aunque sinceramente no fue la vidriera indicada; se nota desde el principio mucho apoyo económico, una productora importante – Miramax -, un reparto de estrellas y un director con éxito – aquel de Twister -. Podría decirse que aunque el material es bueno, no tuvo mucha relación con la esencia del evento: solo se encuentra una respuesta, caprichos de marketing.
Ingresando de lleno al filme, es destacable la visión del director; la iniciativa es buena. Comienza interesando por la perspectiva actualizada que presenta su adaptación aunque se queda en intenciones si se compara con el gran éxito que tuvo otra versión de Sir. William: la memorable “Romeo + Julieta” protagonizada por Leo Di Caprio y dirigida por Baz Lhurmann en el ’96, que en su momento fue innovadora.
Pero no todo son espinas, al final del tallo, en la cima, siempre se encuentra la flor. En este caso, cada pétalo estará representado por la puntillosa puesta en escena, en el cuidado de los mínimos detalles y en el esmerado esfuerzo de cada uno de los intérpretes. Sin embargo, es chocante la forma en que contrasta la forzada actualidad con el relato en inglés antiguo que por momentos puede prestarse a confusiones si uno no conoce de que se trata la obra y por más esfuerzo dramático, ésta no logrará estar a la altura de otras producciones.
Las opiniones pueden ser divididas: o fue una puesta en escena sagaz, rutilante e innovadora, o fue simplemente un intento de mostrar cuan creativo y disparatado puede ser un director con apoyo financiero. Si es amante del cine de época, seguramente volverá a su hogar defraudado, pero bien vale la pena dar oportunidades como esta a nuevos visionarios.

Sebastian Montagna
© Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción

Estreno del 24-05-01