Cabalgando con el diablo

0
9

Otra película épica sobre la guerra de secesión americana -tal vez por eso la prensa yankee la ha alabado tanto- esta vez desde el punto de vista de los sureños que luchan por evitar el colapso del mundo tal cual lo conocen.
Norte y Sur, Again

Transcurre 1861 y la Guerra Civil está en plena ebullición en los EEUU. Algunos sureños se unen al ejército regular de la Confederación del Sur. Otros, en cambio, prefieren los grupos de milicia que llevan a cabo incursiones con tácticas de guerrilla entre las filas de los ejércitos del norte más rezagados, diezmando sus fuerzas. Jack Bull y Jake -grandes amigos desde la infancia- deciden unirse a uno de estos grupos de guerrilla. En ese grupo Jeke conoce a Daniel Holt, un negro “libre” que viaja junto a su amigo y antiguo dueño George Clyde. Y la guerra, con toda su devastación, cambiará para siempre a los que sobrevivan.

Primero quiero contarle lo que dijo la prensa yankee de este film: “mezcla de Casablanca y Lo que el viento se llevó” (New York Times); “Ang Lee nos devuelve la magia de una época, la lucha y la pasión” (USA Today); “Impresionante, de lo mejor de Ang Lee?” (Los Angeles Times). Bueno, olvídese. Nada que ver. Este film está muy lejos del Ang Lee de “El tigre y el dragón” y ni que hablar de aquel de “Sensatez y sentimientos”. No. Se trata de otra película épica sobre la guerra de secesión americana -tal vez por eso la prensa yankee la ha alabado tanto- esta vez desde el punto de vista de los sureños que luchan por evitar el colapso del mundo tal cual lo conocen.

Es interesante el personaje de Tobey Maguire: Jake Roedel -el Alemán. El estereotipo de sureño es tán xenófobo con los negros como con los alemanes. En realidad, todo el que no sea WASP (White Anglo Saxon Protestan= Blanco Anglosajón Protestante) está incluído es la “death list” (lista de muerte). En fin, un totalitarismo como cualquier otro, que los norteamericanos han logrado limpiar de sus conciencias a fuerza de difundir los ideales de igualdad e independencia que inspiraron a los líderes de la revolución y cosas por el estilo. De hecho, es llamativo el giro de los personajes, especialmente de Jake. El Alemán, al iniciar la película se mostraba tan xenófobo con respecto a los negros como cualquier otro sureño que se preciara. Sin embargo, a lo largo del film, mientras el compañerismo en la batalla con Daniel Holt se va transformando en amistad, Jake va cambiando también sus ideas con respecto a las razones que lo llevaron a ser uno de los guerrilleros más temidos por el ejército del norte.

Uno de los diálogos más interesantes de la película tiene lugar entre un hacendado sureño y Jack Bull y Jake a quienes aquel brinda refugio. Con gran pesadumbre, el anfitrión explica a sus invitados por qué cree -mejor dicho, sabe- que los del norte ganarán la guerra. “Cuando fundaron Lawrence, lo primero que construyeron fue la escuela, aún antes que la iglesia. Y en esa escuela dejan estudiar a todos los niños por igual. Y les enseñan a todos a pensar como ellos. Por eso ganarán, por que a ellos les importan todos y a nosotros no nos importa nadie, sólo nosotros.” Y esta es una idea interesante. La educación cambia las cosas. Un pueblo educado es capaz de tomar sus propias decisiones. Lo terrible es que eso nos dice algo acerca de por que nuestro sistema educativo es como es, no?

En fin. Por suerte está Tobey Maguire brindando una magnífica actuación, casi como de costumbre, lo que hace soportable una laaaaaaarga película, con muchas escenas de lucha y tiros y gente sangrando. Si le gustó El Patriota o Gladiador, esta también le va a gustar. Si no, invierta dos horas en otra cosa.

Socorro Villa
© Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción