El affaire Grüninger

0
6

Tanto en Genet en Chatila como en El affaire Grüninger, Dindo muestra minorías perseguidas en busca de refugio que son rechazadas excepto por quienes, como Genet y Grüninger, nos recuerdan desde el más allá las injusticias de este mundo.
Documental sobre Fantasmas del pasado.

Del documentalista suizo Richard Dindo en julio la Sala Leopoldo Lugones proyectó, en el marco del ciclo “Encuentro con el Nuevo cine Suizo”, su último film documental Genet en Chatila (1999) acerca del escritor francés Jean Genet y su relación con el pueblo palestino.

El affaire Grüninger (1997) está basado en el libro de Stefan Keller que trata la historia de Paul Grüninger, un hombre que se desempeñaba como jefe policial del cantón suizo de St. Gall en 1938, quien salvó la vida de centenares de judíos austríacos que huían de la persecución nazi facilitándoles el ingreso a Suiza. Su conciencia humanitaria le costó un proceso por falsificación de documentos oficiales a consecuencia de lo cual perdió el puesto y la mayor parte de sus bienes, a pesar de ello jamás se arrepintió de su proceder.

Paul Grüninger murió en febrero de 1972 a los 80 años de edad, un año antes declaró en una entrevista filmada, haber estado consciente de desobedecer órdenes que su propio sentido de humanismo le impedía ejecutar.

En 1995, 50 años después de finalizada la guerra y 23 años después de su muerte, en la misma sala de tribunal donde fuera condenado, otros jueces decidieron reabrir la causa y absolverlo de los cargos.
El film de Richard Dindo fue filmado en esta misma sala de tribunal hasta donde llegaron los emigrantes judíos que sobrevivieron gracias a Grüninger para testimoniar a su favor y rendirle tributo.

El director no reconstruye los hechos en forma ficcional como lo hizo Steven Spielberg en La Lista de Schindler tratando una historia similar, sino que utiliza una voz en off encargada de narrar, un entrevistador que aparece fuera de campo y documentos fílmicos y fotográficos que refuerzan el testimonio de los personajes cuyos rostros son captados muchas veces por la cámara en un primer plano intensivo para transmitir toda la carga expresiva en los ojos, manos y voces que reflejan los recuerdos evocados con dolor y sufrimiento.

La cámara capta cada lugar del drama, no sólo la sala de tribunal donde el silencio parece invocar los fantasmas del pasado, sino también la frontera por donde pasaron los refugiados transformado ahora en un paisaje devuelto a la vida, a la calma y al silencio de la paz.
Al mostrar datos, archivos y testimonios en sus documentales, Dindo logra que el espectador se forme una opinión de contenido filosófico y político. Es importante recordar que este director autodidacta perteneció a la vanguardia de los Nuevos Cines en los ´60 con un compromiso ideológico contra todo tipo de autoritarismo traducido en un segregacionismo racial, étnico o religioso.
Tanto en Genet en Chatila como en El affaire Grüninger, Dindo muestra minorías perseguidas en busca de refugio que son rechazadas excepto por quienes, como Genet y Grüninger, nos recuerdan desde el más allá las injusticias de este mundo.
Una profunda crítica a las autoridades (los gobiernos de Medio Oriente en un caso y el gobierno suizo en el otro) subyace en forma implícita tras el sentido manifiesto de ambos relatos.

Adriana Schmorak