Duelo de titanes

0
23

Si le gusta el fútbol, especialmente el americano, esta es su película. Si no, igual podrá disfrutar de buenas actuaciones y al fin y al cabo, pasar un momento entretenido y olvidarse del stress.
Titánicas Luchas por la Igualdad Racial

Alexandría, Virginia, 1971. Si bien se habían dado los primeros pasos para acabar con la segregación racial, casi todo seguía dividido. El lío se desata cuando el Consejo Escolar decide integrar una escuela de blancos y otra de negros. Esto haría posible que los negros jugaran al fútbol, lo que contradecía la tradición americana al respecto. En ese ambiente volátil, Herman Boone es traído para dirigir el equipo de los T.C. Williams High Titans por encima de Bill Yoast el tradicional entrenador de ese equipo, nominado para el Salón de la Fama. La primera misión de Boone será unificar el equipo. Si lo logra, tendrá que ganar el campeonato.

Es necesario aclarar un par de cosas. Como los otros deportes, el fútbol era de blancos. Había, en algunos casos, ligas de negros pero, a excepción del basket -en el que siempre prevalecieron los negros- todos los deportes eran de, por y para blancos. Especialmente en los estados del sur de la unión. En Virginia, el fútbol de secundaria resultaba ser especialmente trascendental: cada partido era una fiesta más importante que la Navidad. La importancia de esos equipos se debe a que los mejores jugadores de secundaria son becados para los equipos universitarios y quienes destacan en éstos, entran al circuito profesional donde se mueven millonarias sumas de verdes.

El film es acerca de la integración racial y todos sus conflictos, aunque no sólo acerca de ella. Cuando se integra al equipo un quarterback pelilargo y bronceado, recién llegado a Alexandría desde California sin escalas, lo apodan Rayito de sol y le hacen pagar su derecho de piso, hasta el último centavo, sin importar cuán blanca pudiera ser su piel. Pareciera ser que en Virginia eran poco tolerantes con “los forasteros”.

El film está narrado en flashback. Comienza con un grupo de gente llegando a un funeral y una voz femenina -que resulta ser la de Sheryl, la hija del entrenador Yoast- comienza a narrar el inicio de la historia mientras las imágenes se trasladan tiempo atrás, cuando ella aún era una niña y Herman Boone llegó a sus vidas. La acción vuelve a la secuencia inicial para el final del film, cuando cuaja toda la historia. El epílogo muestra lo que sucedió con cada uno de los personajes luego de aquella temporada de 1971, ya que el film está basado en una historia real.

Si le gusta el fútbol, especialmente el americano, esta es su película. Si no, igual podrá disfrutar de buenas actuaciones y al fin y al cabo, pasar un momento entretenido y olvidarse del stress.

Socorro Villa
© Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción