Doble riesgo

0
8

La quinta enmienda de los Estados Unidos es el sostén argumental de este thriller de Bruce Beresford (Driving Miss Daisy, Breaker Morant, entre otras).
Libby Parsons vive en Isla Whidbey -un lugar paquetísimo en el estado de Washington- con su esposo Nicky, un hombre de negocios y coleccionista de arte (especialmente interesado en obras de Kandinsky de 1911) y su hijo Matty de 4 años. Para Ver con Pochoclo

La quinta enmienda de los Estados Unidos es el sostén argumental de este thriller de Bruce Beresford (Driving Miss Daisy, Breaker Morant, entre otras).
Libby Parsons vive en Isla Whidbey -un lugar paquetísimo en el estado de Washington- con su esposo Nicky, un hombre de negocios y coleccionista de arte (especialmente interesado en obras de Kandinsky de 1911) y su hijo Matty de 4 años. Libby y Nick navegaban solos en un velero cuando él desaparece, y todo hace pensar que Libby lo ha matado. Ella es condenada a prisión y le pide a Angie, su mejor amiga, que adopte al pequeño Matty. Durante el primer mes de prisión, Angie y Matty la visitan a menudo, hasta que, de pronto, ambos desaparecen sin dejar rastro.
Libby los rastrea hasta encontrarlos en San Francisco y descubre que su esposo está vivito y coleando y, para colmo, viviendo con Angie y Matty. Es entonces cuando Margaret (Roma Maffia) una ex abogada encarcelada por matar a su marido, le explica que, según la quinta enmienda, nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo crimen, así que, como ella ya ha sido condenada por matar a su marido… ya se imaginan lo que puede hacer…
Entonces Libby comienza a urdir su venganza entrenando al mejor estilo Robert de Niro en Cabo de Miedo, durante 6 largos años, hasta que logra salir bajo fianza y es enviada a un centro de rehabilitación manejado por Travis Lehman. Esta introducción estaría bien si no fuera por que insume las cuatro séptimas partes de la película (casi el 60%).
Una vez fuera de la cárcel, Libby viola su libertad condicional para rastrear a su hijo. Entonces comienza el vertiginoso juego del gato y el ratón: Travis Lehman es siempre el gato, Nick Parsons es siempre el ratón y Libby es un rato gato, un rato ratón, según sea que ella va tras Nick o Travis va tras ella. La fórmula es simple pero efectiva y los últimos tres séptimos de trascurren de Washington a Isla Whidbey, de allí San Francisco, luego a Evergreen Colorado, de allí a la colorida Nueva Orleans, que es el escenario del desenlace.
El relato es lineal, sin flash backs ni flash fowards, de manera que el devenir del film es bastante predecible. Tal vez el aspecto más interesante sea la forma en que el director trata el tema del amor obsesivo de una madre por su hijo, el verdadero nudo de la cuestión, ya que los avatares de la protagonista se desencadenan cuando la separan de su hijo. No obstante el ritmo sostenido que le ha impreso el director, convierten al film en un buen entretenimiento para el fin de semana.

Socorro Villa