Dime que no es cierto

0
6

Una comedia romántica, fresca y amena que será el deleite de las plateas juveniles No es fino!!!

Desde hace algún tiempo, el país del norte, está intentando imponer un nuevo tipo de humor. Películas como “Austin Powers”, “American Pie” y “Tonto y retonto”, proponen un estilo de comicidad ácida, chabacana y ávida de situaciones que retrotraídas de la pantalla, provocan arcadas.

De esto se trata el film. La historia podría titularse como intrascendente: Gilly (Chris Klein), trabaja en un refugio de animales en las afueras de Indiana, esperando aquella mujer con la que compartirá el resto de su vida. Jo, (Heather Graham) aparece en escena y se enamora perdidamente de Gilly, pero un engaño de su madre, provocará que vuelva con su antiguo novio en Oregon. Decidido a recuperarla, luego de descubrir el fraude, Gilly se dirige raudo en búsqueda de su amada.

A partir de esto se generan una interminable cantidad de gags y situaciones desopilantes que provocan un sin fin de carcajadas. Nuevamente la mano de los hermanos Farelly se hace presente; al igual que en “Irene, yo y mi otro yo” y “Locos por Mary”, la película es una comedia romántica, fresca y amena que será el deleite de las plateas juveniles y aunque para algunos pueda presentarse como desagradable, vale la pena darle una oportunidad a este tipo de producciones.

Tener cuidado en algo: el espectador no va a salir de la proyección teniendo una idea clara de como hacer frente a la vida o como autosuperarse, pero es bien claro que aunque más no sea por un rato, va a despejarse y olvidarse de la dura situación que pueda estar pasando.

Por Sebastián Montagna
© Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción