La traición

0
7

Leo acaba de salir de la cárcel, donde ha purgado una sentencia por robo de autos. Toda su familia y sus amigos lo esperan en su casa.
Mafiosos Ferrocarrileros

Leo acaba de salir de la cárcel, donde ha purgado una sentencia por robo de autos. Toda su familia y sus amigos lo esperan en su casa. Desde su amigo Willie (que ahora corteja a su prima Erica) hasta su tía Kitty, pasando por el resto de la banda, todos están esperándolo. Al dia siguiente, visitará a su tio Frank, quien está a cargo de una importante fabrica de trenes. Este le aconseja que que hayga un curso de maquinista, pero Leo necesita trabajar y ganar dinero ya mismo. Asi que, llevado por su amigo Willie, se mete en el mundo de los ejecutivos, las licitaciones y las alianzas políticas. Se trata de un mundo cuyos codigos no conoce especialmente, sin embargo, no son muy diferentes a los de la cárcel. Sin embargo, no podrá evitar quedar nuevamente envuelto en un problema y todas las pistas señalan hacia él.
En general se trata de otro film sobre mafias y cosas por el estilo. Hay un par de metaforas visuales bien logradas. La secuencia inicial, por ejemplo, muestra unas pequeñas luces, que luego se verá, son las de un túnel. Leo está sentado en el tren, con actitud impasible. El tren sale a cielo abierto y Leo desciende en la siguiente estación. Ese pasaje de la oscuridad del tunel a la luz de las vias a cielo abierto constituye la primer metáfora de la situación de Leo. Para cuando la cámara se ocupa de él ya es obvio que ha salido de la cárcel.
Lo demás es un triángulo amoroso predecible (Leo, enamorado de su prima Erica, quien actualmente sale con Willie, el amigo del primero), una serie de oscuras situaciones también predecibles (Willie está metido en los turbios negociados en torno a las licitaciones que no solamente acá implican coimas) y es obvio desde el principio que el “noble” pibe que se comió la cana por no delatar a sus amigos, va a ser el que pague los platos rotos de este nuevo banquete.
Como si todo esto no fuera poco, el director es un fanático de la música. Especialmente de la opera. Para desgracia del espectador, ha elegido para muchas escenas, una música pomposa, pretensiosamente dramática, que busca -sin lograrlo- darle a esas escenas la profundidad y el dramatismo que los actores no consiguen.
En fin. Si lo que quiere es un film que lo deje pasar el rato y no pensar en nada más y consolarse diciendo a la salida -“viste, no solamente aca coimeamos a los políticos, en la madre patria también pasa…” o cosas por el estilo, esta puede ser una opción. Si quiere ver una joya del septimo arte, mejor elija otra cosa.

Socorro Villa
©Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción

Estreno del 26-04-01