Japón

0
18

Un hombre se exilia en un pueblito alejado de la ciudad donde planificará su muerte, pero al relacionarse con los hermosos paisajes, la convivencia con gente sin educación y con una cultura
diferente, hace que sus sentidos cambien y sus sentimientos se evoquen por el amor y la sexualidad.

Japón

Un hombre se exilia en un pueblito alejado de la ciudad donde planificará su muerte, pero al relacionarse con los hermosos paisajes, la convivencia con gente sin educación y con una cultura
diferente, hace que sus sentidos cambien y sus sentimientos se evoquen por el amor y la sexualidad. Es el primer largometraje de Carlos Reygadas (realizó 4 cortos), un poco monótono considerándose que la historia se pudiera haber contado en menos minutos que los 132 que él utilizó, por momentos densos y aburridos pero bien guionados a pesar de sus intérpretes no actores.

Volver a vivir

Alejandro Ferretis interpreta a un hombre que se aleja de la ciudad de México para instalarse en una remota zona rural con vista a un gran cañón para planificar su muerte. En su trayecto conoce gente con diferentes formas de vida, se instala en la precaria casita de doña Ascen (Magdalena Flores). En su estadía numerosas veces trata de suicidarse pero nunca lo logra, se emborracha con los habitantes del pueblo y tiene una afectuosa relación con la dueña de la casa. Esto hace que se despierte en él sus deseos e instintos por la vida y una cruda sexualidad.
Para entender el porque de una película de este tipo hay que conocer a su director, Carlos Ferretis: a los 23 años se recibió de abogado, se especializó en conflictos armados en Londres, trabajó en el Servicio Exterior Mexicano en las Naciones Unidas preparando trabajos para la Corte Criminal Internacional, pero luego abandonó todo esto para dedicarse a algo distinto, entonces entró en la Universidad de Bruselas donde realizó su carrera como director de películas produjo cuatro cortos y luego se lanzó a los largometrajes con “Japón”.
Siempre le llamó la atención los paisajes de México y en especial el lugar donde transcurren los hechos del filme, en el cual su abuelo tenía una casa de vacaciones. Lo más extraño de todo esto es como eligió el nombre para su película, “me parece que los títulos tienden a ser demasiado descriptivos y deberían ser más evocativos. – dijo Reygadas y prosiguió – Por supuesto que una palabra puede evocar cosas diferentes a personas diferentes, pero es tan sólo una invitación para que el espectador comparta el filme conmigo en diferentes niveles”. Si fuera por él no le pondría nombre, estuvo la opción de llamarlo “Sin título”, pero no ponerle nombre traería el problema sobre la promoción del filme, entonces los supuestos vinieron a su cabeza como “El caracol”, “Resurrección”, luego pensó en el amanecer hasta llegar al sol que conduciría a la bandera de Japón, donde se encuentra la figura de un sol en el centro, de esta forma es como se decidió el título de la película, y de esta forma es como se relata la historia en ella, un poco complicada y aburrida.
Para le selección de actores eligió a su hermana para que realizara el casting, pero él ya tenía en mente a un amigo de su padre, Alejandro Ferretis, y luego decidió que Magdalena Flores sea Ascen por ser una persona de ese pueblo. Esto pude observarse durante el filme cuando en algunas ocasiones
la actuaciones de estos no actores es un poco fallida.
La historia de la película está bien escrita, pero en ciertas partes para mostrar un tema utiliza muchos minutos los cuales se podrían haber simplificado un poco, como el hecho de mostrar constantemente los paisajes que rodeaban el lugar de los hechos.

Gabriel Anello
© Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.