La ducha

0
8

Da Ming regresa a la casa de su padre en Pekín creyendo que éste ha muerto. Es que Er Ming, su hermano menor, algo retrasado, le ha enviado una postal con un dibujo que parecía indicar eso. Sin embargo su padre vive y, haciendo caso omiso de las comunicaciones del gobierno, trata de continuar con su antigua casa de baños.
Relájese y Disfrute

Da Ming regresa a la casa de su padre en Pekín creyendo que éste ha muerto. Es que Er Ming, su hermano menor, algo retrasado, le ha enviado una postal con un dibujo que parecía indicar eso. Sin embargo su padre vive y, haciendo caso omiso de las comunicaciones del gobierno, trata de continuar con su antigua casa de baños. Dos generaciones se enfrentarán: la del padre, con toda su historia y tradición a cuestas y la del hijo mayor, que abandonó la casa paterna para hacer fortuna en la gran ciudad, paradigma del progreso.

Lo que primero llama la atención del espectador es la tradición oriental acerca del baño. Una tradición ancestral, poco conocida para los occidentales, relacionada con un sentido comunitario de la vida. En la casa de baños, los clientes (en su mayoría ancianos), pasan casi todo el dia. Algunos toman te, otros juegan ajedrez o hacen pelear a sus grillos. Todos se conocen, todos comparten sus historias, se aconsejan mutuamente o pelean por nimiedades. Un mundo totalmente opuesto al de la gran ciudad, donde el estilo de vida individualista permite progresar a costa de los demás.

De alguna forma, se trata de un film oriental para occidentales. Mediante el juego de imágenes que muestran la realidad y las que muestran leyendas y/o fantasías, se “instruye” a los occidentales acerca del sentido del baño y los valores de al antigua cultura oriental. Además, está el personaje de Er Ming, una especie de Forrest Gump chino que rescata el valor de las antiguas tradiciones y aglutina a familiares y amigos en pos de las tradiciones que su padre le ha inculcado.

Un muy buen film, ganador de numerosos premios internacionales. Como pasa con un buen baño, para relajarse y disfrutar.

Socorro Villa
©Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción

Esterno: 05-4-2001

Compartir
Artículo anteriorArlt
Artículo siguienteMalena