Hombres de honor

0
10

La clásica película organizada en base al “sueño americano”, Hombres de honor tiene innumerables muestras de valentía, solidaridad y espíritu de equipo.Platea de honor

por Sebastián Montagna

Hombres de honor podría plantearse como la clásica película organizada en base al “sueño americano”, ¿a qué se refiere esto?. Troncalmente, la historia narra verídicamente lo ocurrido a Carl Brashear, un joven campesino de Kentucky que pasa casi toda su vida enfrentando al enemigo – el hombre blanco – para lograr finalmente su sueño, llegar a ser el primer Comandante en Jefe y Buzo Especialista afroamericano de la Armada de los Estados Unidos. Por supuesto, todo esto se encuentra sazonado de innumerables muestras de valentía, solidaridad, espíritu de equipo, en definitiva, un emotivo guión clásico de Hollywood.

Si nos quedáramos solamente con los datos suministrados anteriormente, el film podría pasar desapercibido con una media de audiencia que no llamaría la atención. Por suerte para los expectantes cinéfilos, eso no es todo y tamizando con delicadeza, pueden encontrarse porciones sumamente recomendables.

Se nota con facilidad el esforzado trabajo de producción que se realizó conjuntamente con la Marina de los Estados Unidos; la adaptación de escenarios y procesos de buceo que se ven en el filme están excelentemente logrados. La edición de sonido y la compaginación muestran un trabajo sumamente conciente y reflejan fielmente las dificultades que debían afrontar los primeros aventureros en la materia. Esto deja entrever algo que no presenta ningún tipo de dudas aunque nos moleste, cuando los yankees quieren mostrar algo, no escatiman presupuesto.

Un párrafo e incluso un capítulo aparte merecería el comentario sobre los desempeños del cast.

Robert De Niro, está casi todo dicho. Pequeño Resumé: dos veces ganador del Oscar, en primer término – Mejor Actor de Reparto – por haber participado en la mafia italiana como Vito Corleone en El Padrino II (1974) y posteriormente – Mejor Actor – interpretando al inolvidable Jake La Motta en Toro Salvaje (1980) y como si esto fuera poco, recibió nominaciones en otras cuatro oportunidades. Ya es costumbre presenciar una actuación del Sr. De Niro – se merece el título – y salir extasiado, es que los años no vienen solos y la experiencia acumulada es mucha, teniendo en cuenta que esta vez no cumple el rol de héroe, otorga todo su espectro de talento y deja manifestado que todavía tiene mucho por entregar – su próxima película a estrenar durante este año se titula 15 minutos y los comentarios backstage son bastante buenos .

Cuba Gooding Jr., una promesa que ya está cosechando frutos. Debe ser uno de los pocos actores que pueden interpretar con tanta madurez roles tan disímiles como su Rod Tidwel ganador del Oscar en Jerry Maguire y este Carl Brashear modelo 2000. Es que ya se había visto que no sólo actúa por convicción, sino que demuestra una actitud y una pertinencia envidiable en un joven actor. En esta oportunidad Gooding Jr. Imprime al personaje lo que comúnmente se denominaría, pasión, corazón y garra, una interpretación recordable. En este caso también vale decir que podemos acordar que por su parte, todavía, lo mejor está por venir.

Redondeando, un film olvidado por la 73a. Edición de los Oscars. ¿O entrará en el próximo año? Esperemos que si, por lo pronto, no dude en sumergirse dentro de las profundas aguas del filme y quédese tranquilo que hallará sustento suficiente.

Publicado el 29-3-2001

Compartir
Artículo anteriorCadena de favores
Artículo siguienteArlt