Cuento de verano

0
8

La tercer película de la serie “Cuentos de las cuatro estaciones” de Eric Rohmer se estrena después de un año de conocer “Cuento de otoño”Y Ríase la Gente

Llegado a la costa de Bretaña a un departamento que le han prestado, Gerard comienza sus vacaciones, esperando reunirse con su novia, la blonda Léna. Pasa los dos primeros dias, y al tercero conoce a Margot, la camarera del bistro donde ha ido a cenar. Ella etnóloga, él matemático, encuentran un punto en común en la música: y específicamente, la música de marineros.Gerard conoce a varios amigos de Margot, entre ellos a Solene, una morocha liberal, dispuesta a conquistarlo. Resulta así que Gerard queda envuelto en un triángulo amoroso: Lena, la angelical, superdotada, histérica; Solene, la tentación hecha mujer, voluptosa, accesible y Margot, directa, alegre, la mujer real, posible. De esta suerte, los enredos de Gerard van in crescendo, haciendo que pierda cada vez más el dominio de la situación hasta que, al final, se ve forzado a tomar una decisión, no precisamente la deseada.

Rohmer aborda temas como las dificultades de los jóvenes para relacionarse, la soledad, el temor al rechazo, la falta de compromiso, la indecisión, el incontrolable devenir. “Yo no hago que las cosas pasen, las circunstancias vienen mí y, al final, nunca me pasa nada” dice Gerard en una de sus charlas con Margot, mientras pasean por la costa de Bretaña. “Por tu temor a comprometerte, te quedaste sin nada”, dirá Margot, a modo de moraleja, cuando se despiden.

La narración pone de manifiesto la intimidad del relato. Los intertítulos, al mejor estilo cine mudo, marcan el correr de los dias. Las imágenes priman sobre el texto: los dos primeros dias de Gerard transcurren sin una sola linea de dialogo. El insistente uso de la camara fija en ciertas escenas, haciendo que los personajes entren y salgan del cuadro, realza el voyeurismo, transmitiendo la sensación de estar espiando a los protagonistas. Otro recurso utilizado es el campo y fuera de campo, sobre todo en las discusiones entre Gerard y sus pretendidas. Si bien las fantasías amorosas de Gerard ?y sus intenciones- giran en torno a Léna y Solene especialmente, la mayor carga de erotismo tiene lugar en la relación con Margot, en sus charlas y paseos, donde el director logra transmitir una química especial entre ambos.

El resultado final es una exploración de conflictos en tono de comedia, con una estética, un humor y un ritmo tipicamente europeos. Si le gustan las comedias donde los gags son obvios y todo indica cuándo reirse, olvídelo.

por Socorro Villa