Luis Mateo Díez

0
13

«La ruina del cielo», novela con la que Luis Mateo Díez ya había obtenido el premio de la Crítica, le ha servido para ganar el Premio Nacional de Narrativa (España).
Luis Mateo Díez obtiene el Premio Nacional de Narrativa (España)

Carmen Domingo (corresponsal, Barcelona-España)

El escritor, que acaba de publicar El pasado legendario, cuando escribió La ruina del cielo para contar la desaparición de la cultura rural estaba seguro de que “se trataría de una fábula amplia y que eso interesaría a los lectores”. El libro tiene cerca de cuatrocientos personajes, de modo que hay muchos ejemplos de vida.

Un leonés que trabaja en el ayuntamiento de Madrid

El escrito leonés Luis Mateo Díez (Villablino, 1942) ganó unas oposiciones al Ayuntamiento de Madrid en 1969, y en la actualidad es consejero técnico y dirige el servicio de documentación jurídica. Estaba en su despacho por la mañana cuando le llegó la noticia de que había obtenido el Premio Nacional de Narrativa que otorga el ministerio de Educación, Cultura y Deportes, y está dotado con dos millones y medio de pesetas.

El Jurado que otorgó ayer el Nacional de Narrativa estuvo formado por Fernando Lanzas, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas; Luis González, subdirector general de Promoción del Libro; Francisco Ayala, en nombre de la Real Academia Española; Basilio Losada, de la Gallega; Patri Urkizu, de la Vasca; Alex Broch, del Instituto de Estudios Catalanes; además de los autores Raúl Guerra Garrido, Carme Riera y Almudena Grandes, y los críticos Ángel Basanta, Ignacio Echevarría y Aurelio Loureiro.

Luis Mateo Díez tenía ya el Nacional de Literatura -lo obtuvo en 1987- por La fuente de la edad y recientemente había sido elegido miembro de la Real Academia Española.

Al galardón, dotado con dos millones y medio de pesetas, optaron también como finalistas obras de Robert Saladrigas, José María Merino, Juan Eduardo Zúñiga y Ramón Pernas. También fueron seleccionados otros textos de María Barbal, Lourdes Oñaederra, Bieito Iglesias, Benjamín Prado, José María Guelbenzu y Juan Manuel González.

“La ruina del cielo”,
una elegía del mundo rural

Su novela La ruina del cielo se desarrolla en los años treinta, cuando el médico del pueblecito de Celama tiene la premonición de que se avecina la guerra civil y de que ese mundo campesino y rural irá desapareciendo a lo largo del siglo. Celama es su territorio imaginario en el que se desarrolla La ruina del cielo, la conquista de un espacio personal al que el autor ha llegado después de muchas búsquedas.

Las voces de los habitantes de Celama las revive Ismael Cuende, “este médico escribe un obituario sobre todos los enterrados en el cementerio de Celama, y cuenta sus historias y vicisitudes, con lo cual por la novela acaban desfilando más de 400 personajes”, señaló el escritor.

Ese entorno legendario, llamado Celama, que aparecía también en El espíritu del páramo, surge en La ruina del cielo con más intensidad y en una forma más personal.

Compartir
Artículo anteriorJinetes del espacio
Artículo siguienteHannibal