Los pasos perdidos

0
9

El film comienza con lo que parece ser un sueño o un recuerdo, de una niña pequeña en una bañera y su madre cantando una canción. Esta secuencia termina con un ruido que la niña no entiende y unas gotas de sangre cayendo al suelo. Sobre Heridas Abiertas

Mónica es una joven de 20 años que nació en Argentina pero vive en un pueblo mediterráneo de España junto a Ernesto -su padre argentino- e Inés -su madre española. Su vida era normal, hasta que un buen dia, Bruno Leardi -un poeta argentino que alega ser su abuelo- llega a Madrid a presentar su caso ante los tribunales, reclamando la restitución de la identidad de su nieta, apropiada por los torturadores de sus padres. Esto genera un gran conflicto en Mónica que no puede -ni quiere- recordar su pasado.

El film comienza con lo que parece ser un sueño o un recuerdo, de una niña pequeña en una bañera y su madre cantando una canción. Esta secuencia termina con un ruido que la niña no entiende y unas gotas de sangre cayendo al suelo. Durante el film, Mónica dará cuenta de este sueño -o pesadilla- recurrente. Ella tiene una vida “ideal”. Su familia tiene un muy buen pasar, ella trabaja como maestra jardinera y su novio -un profesor universitario- es todo un caballero. De manera que cuando las organizaciones de derechos humanos irrumpen en su vida, todo se desbarata y ella se resiste a que su mundo entero se colapse.

Sin lugar a dudas, para aquellos adolescentes o jóvenes que luego de una vida -la única que recuerdan, la única que han conocido- con su familia -o la que creen su familia- se ven enfrentados a la posibilidad de tener otra familia de origen, debe ser difícil, por no decir muy difícil, barajar y dar de nuevo. Aunque existen amplios testimonios -inclusive films documentales- que muestran que las reacciones de los involucrados son variadas la crisis de tomar conciencia de la propia identidad es similar en todos los casos. Luego de conocer la verdad, cada uno acomoda las piezas de su propio rompecabezas y actúa en consecuencia.

Por lo demás, Brandoni haciendo de Brandoni, Luppi haciendo de Luppi y varios actores españoles tratando de ponerle un poco de emoción a un guión predecible. Tanto la secuencia inicial como otras -que no voy contarle para que siga valiendo la pena ver la película- resultan ser premonitorias o esclarecedoras con respecto a los orígenes de Mónica y el espectador mínimamente avezado descubrirá las pistas con toda facilidad.

Más allá de las apreciaciones cinematográficas, es evidente que ciertos temas son heridas abiertas en nuestra sociedad. Y mientras permanezcan en ese estado, seguirán existiendo expresiones artísticas que se ocupen de ellas.

Socorro Villa
©Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción

Estreno del 9/8/01

Notas relacionadas:
Botin de Guerra
(h) Historias cotidianas